La vuelta al mundo a pié de Nacho Dean.

“Salí de Madrid hacia el este de Europa y tras recorrer unos 23.500 km he llegado a Lima (Perú)”. Esta frase que a priori se lee tan rápido ha tenido a Nacho Dean andando durante cerca de dos años a través de 22 países. Malagueño de 32 años, Dean salió de Madrid en marzo de 2013 con la intención de transmitir al mundo un mensaje de respeto por la naturaleza y el planeta. Bajo el proyecto “Earth Wide Walk“, su idea es completar este desafío en 5 años pasando por unos 40 países distribuidos por los cinco continentes. En este momento se encuentra en Sudamérica ascendiendo hacia EEUU. Una vez completado el continente americano se lanzará a por el último pero no menos apasionante continente africano. Su idea es iniciar la vuelta a casa desde Sudáfrica hasta marruecos recorriendo la costa este para finalmente pasar a España por el estrecho de Gibraltar y volver a Madrid.

Ruta seguida por Nacho Dean (Ene. 2015)

Durante su aventura, Nacho se ha movido por todo tipo de entornos; selvas, desiertos, montañas, llanuras, estepas, ciudades, pueblos.. Y ha caminado por un sin fin de sensaciones y sentimientos. Pasando frío en algunos momentos, hambre, soledad y cansancio. Ha caminado a 4.800 metros por la cordillera de los Andes a -12ºC pero también a 50ºC por las extensas llanuras australianas. Hasta hoy, Nacho Dean lleva usados 6 pares de zapatillas y ha cambiado las cubiertas de las ruedas del carro que utiliza para llevar su equipaje en varias ocasiones.

Hemos tenido la suerte de poder hablar con él:

¿Cómo te definirías a ti mismo?

Aventurero y poeta, libre y salvaje, inevitable. Una persona que aprecia el milagro de estar vivo, y para el que el sentido de la vida es luchar por sus sueños.

Nacho Dean en Perú y Australia

Nacho Dean en Perú y Australia

¿Cómo se prepara alguien para dar la vuelta al mundo andando?Física y psicológicamente.

Tengo la sensación de que llevo toda la vida preparándome para este viaje, era algo que me estaba esperando desde hace tiempo. El hecho de haber vivido en muchos lugares a lo largo de toda mi vida, así como de practicar deporte y pasar mucho tiempo al aire libre en la naturaleza desde pequeño, ayuda.

La idea de dar la vuelta al mundo caminando surgió, como no podía ser de otra manera, caminando, realizando un trekking de varias semanas por la montaña. Una vez tomada la decisión de llevarla a la práctica, me llevó 9 meses de preparativos: vacunas, embajadas, material, patrocinadores, trazar un itinerario y calendario provisionales, crear una web con cuentas en las redes sociales, trabajo de difusión en medios…

Sin embargo, nunca se acaba de estar preparado del todo, comencé mi viaje con muchos cabos sin atar y es sobre la propia marcha cuando vas adquiriendo la forma física y mental necesaria, despertando el instinto, es un proceso largo y profundo lleno de imprevistos, donde cada paso es una conquista, adentrarse en terrenos vírgenes por los que nunca antes había pasado.

Nacho Dean a su salida en Madrid, Km. 0.

Nacho Dean a su salida en Madrid, Km. 0.

¿Qué te dice la familia cuando les dices que vas a dar la vuelta al mundo a pié?

No les hizo gracia, es un viaje muy largo y peligroso. Sin embargo, ven que lo estoy haciendo bien, que en casi dos años llevo más de tres continentes recorridos, y siempre me han apoyado. Sentir a la familia cerca es muy importante en un viaje de estas características, echarla de menos una de las dificultades, por lo que tratamos de comunicarnos con frecuencia.

Transportas el equipaje en un carrito de trekking, que tal llevas el empujarlo todo ese tiempo? ¿Cuántos kilos sueles transportar?

Mi carro ya casi es una “extensión” de mi cuerpo. En terrenos llanos es muy fácil, siempre y cuando no haya viento en contra. La dificultad son las cuestas arriba y, casi más, caminar reteniéndolo en las bajadas prolongadas. Y, por supuesto, cada vez que tengo que atravesar una ciudad, terreno urbano lleno de escalones, tráfico, obstáculos, agujeros, obras…

Tengo que cuidarlo cada vez con mayor frecuencia, pues ya lleva 25.000 kilómetros recorridos a través de desiertos, selvas, montañas, ciudades…es mi compañero de viaje y que me deje tirado en mitad de ninguna parte sería una faena. Hasta la fecha le he cambiado 6 veces las cubiertas de las ruedas traseras, y en 3 ocasiones la cubierta delantera.

El peso mínimo (carro + material) es de unos 45 kilos. Sin embargo, en territorios muy áridos e inhóspitos, con grandes distancias entre poblaciones como Australia o el desierto de Atacama, he llegado a llevar cerca de 80 kilos (usando una mochila supletoria) al sumarle el agua y la comida, imagínate el esfuerzo.

Jimmy, el nombre del carrito de Nacho.

Un desafío de estas dimensiones presenta riesgos importantes, ¿has temido por tu vida en algún momento?¿lugar para ti más peligroso? A quién temes más ¿al ser humano o a la naturaleza?

En alguna ocasión durmiendo bajo los rayos en la tormenta sí he temido por mi vida, te cae un rayo y se acabó todo. He vivido situaciones difíciles como un atraco en Perú e Irán, caminar por carreteras con un tráfico muy peligroso, dormir en bosques con osos en Eslovenia, tener dingos aullando alrededor de mi tienda de campaña en Australia, estar frente a un rinoceronte en las junglas de Nepal, me han mordido dos perros en India y Tailandia, he atravesado regiones donde la sola picadura de un mosquito te puede contagiar la malaria o el dengue…

Nunca he rozado el umbral de la muerte, para mi ese es el límite en este viaje. Sin embargo, el peligro es una amenaza constante y hay que estar siempre alerta, un descuido o relajarse puede salir muy caro. Temo más al humano, que también forma parte de la naturaleza.
¿Has pensado alguna vez en abandonar? Ya sea por motivos físicos, psicológicos o por otras razones.
No, me encuentro fuerte y motivado, estoy en mi camino y tengo muy claro lo que estoy haciendo. Pero a veces te cuestionas si merece la pena poner la vida en juego para tratar de mejorar el mundo, si el mensaje de cuidado de la naturaleza y el planeta Tierra que lanzo con esta Gran Caminata alrededor del mundo está calando y compensa las penurias y dificultades por las que paso.

¿Recibes apoyos de patrocinadores?

Yo los llamo colaboradores, pues son empresas que a título personal y a un nivel muy humano (porque simpatizan con el mensaje, el reto o directamente conmigo) sin ningún tipo de contrato deportivo ni de imagen, colaboran con este proyecto y me ayudan con material, dinero o algún servicio. Su ayuda es muy importante, les estoy muy agradecido y, de hecho, estoy abierto a recibir la ayuda de nuevos colaboradores.

Nacho Dean en Chile.

Nacho Dean en Chile.

Algunas preguntas sobre la ruta:

¿Por qué en alguna ocasión has modificado tu plan de ruta?, finalmente no pasaste por los Emiratos Árabes sino que fuiste de Irán a New Delhi.

Yo tracé un itinerario provisional en España antes de comenzar el viaje, abierto a variaciones en función de las circunstancias y necesidades. Imagínate, si cambiamos los planes de la mañana a la tarde, una vuelta al mundo caminando en solitario por los cinco continentes puede cambiar mucho.

Uno de esos cambios fue el de Emiratos Árabes. Mi recorrido por Irán era de 2100 kilómetros, necesitaba dos meses en el visado ya que los iba a recorrer caminando. Sin embargo el visado iraní es de un mes, y al solicitar una extensión de visado en Teherán me concedieron sólo dos semanas, tiempo insuficiente, por lo que no pude recorrer lo que me quedaba hasta Emiratos Árabes.

América la estás recorriendo de sur a norte en vez de hacerlo al revés que es como creo que lo tenías previamente planeado. ¿Por qué?

Acabé de recorrer Australia en julio de 2014, en pleno invierno austral, y si hay una buena época para atravesar un desierto como el de Atacama, en Chile, el desierto más árido del mundo, es el invierno. Así que, una vez acabada Australia, mi tercer continente, volé a Santiago de Chile y comencé América desde el sur rumbo al norte.

Otra razón es que el vuelo desde Australia sale más barato a Chile que a EE.UU.

Los tramos que tienes que viajar con la ayuda de algún medio de transporte, ¿Cómo sueles hacerlos?

Cuando me encuentro con mar u océanos los cruzo en ferry o avión.

Se que es una pregunta muy ambigua, pero con tanto tiempo en solitario contigo mismo y con el paisaje como único testigo de tus pasos, ¿Qué se te pasa por la cabeza? ¿Qué suele ocupar tu mente?

Miles de cosas. Tengo tiempo para ordenar las ideas en mi mente, todas las piezas caen en su lugar en mi cabeza. Pienso sobre el mundo, sobre mí, mi familia, amigos, mi pasado, el futuro, la condición humana, aspectos más técnicos del viaje, medito, disfruto del paisaje, otras sufro, pongo el automático y no pienso en nada, canto, improviso e interpreto personajes de películas, hablo en voz alta, leo las señales del camino, las nubes, el canto de los pájaros y rastros de animales…caminar y pasar tanto tiempo al aire libre me inspira mucho para escribir y divagar por el universo.

Nacho Dean

Lo preguntamos porque vemos tu “Cuaderno de viaje” como un fantástico diario donde plasmas tus más vivos pensamientos. Como tu mismo vas cambiando y madurando ideas a la vez que caminas y aprendes. Muchos de tus párrafos son como poesía que podría estar en cualquier libro de filosofía moderna. Con este nivel de escritura y experiencias, ¿piensas en la posibilidad de escribir un libro a la vuelta que resuma toda esta experiencia?

Hombre, muchas gracias por tus palabras. La verdad es que escribir un libro cuando termine mi viaje es una de las ideas que más me apetece, sin duda alguna, será otra aventura…

¿Qué hay que mantener más en forma para completar un reto de este tipo? ¿Cuerpo o mente?

Ambas van de la mano. Una buena condición física y salud ayudan mucho y hacen que estés más tranquilo, es fundamental cuidar la alimentación, el descanso y la higiene. Sin embargo, el verdadero motor es la mente. Por muy fuerte físicamente que esté uno, si la mente no quiere, el cuerpo no va… Hay que mantener la mente fuerte, estable y enfocada.

Hemos visto en tu pagina web que el presupuesto aproximado de la expedición va a ser de unos 60.000€. ¿Qué parte has conseguido que te financien y que parte has tenido que poner tú? ¿Dónde se va más dinero en un desafío así?

Yo elaboré un presupuesto aproximado de 30.000 euros para el viaje completo (vacunas, alimentación, visados, alojamientos, desplazamientos entre continentes, gastos de comunicación, imprevistos…). Sin embargo, comencé el viaje con sólo 3.000 euros. De momento llevo gastados unos 12.000 euros gracias a la ayuda de colaboradores y donaciones de particulares a través de la Web.

¿Notas el apoyo de la gente? ¿Crees estar consiguiendo el objetivo de transmitir el mensaje de respeto por el planeta?

La gente es un poderoso viento a favor, sin duda, lo mejor del viaje, y sin su ayuda este reto sería imposible, tanto las personas que me encuentro y voy conociendo a lo largo del camino, como la de todos aquellos que me siguen y apoyan a través de las redes sociales. Es un honor saber que hay personas que consideran interesante lo que estás haciendo, cada seguidor, cada colaborador es un tesoro, incluso me abruma cuando hay quien me quiere conocer.

Yo creo que estoy haciendo todo lo que está en mis manos para aportar mi granito de arena, haciendo ruido con un gran reto para poner la mirada en algo que para mí es importante, como es cuidar el planeta, el hogar de todos. Siento que cada vez hay una mayor conciencia medioambiental, a pesar de que todavía hay mucho trecho por recorrer en este sentido. Es una responsabilidad de todos, luego ya cada uno que examine sus actos y su propia conciencia.

Nacho ha hecho amigos a lo largo de todo el camino.

Nacho ha hecho amigos a lo largo de todo el camino.

¿Te está acompañando mucha gente en el camino? ¿En qué país has tenido más seguidores?

De vez en cuando me acompaña alguien unas etapas, o viene sencillamente a saludarme. Hay quien se pone en contacto conmigo por email (earthwidewalk@gmail.com) o facebook (earthwidewalk) ofreciéndome ayuda (alojamiento, ducha, comida) cuando pase por su pueblo o ciudad. También trato de hacer una especie de cadena de contactos para que el itinerario que tengo por delante sea más sencillo.

El país en el que más gente me acompañó fue en Malaysia, donde vinieron conmigo un iraní durante 5 días, un par de chicos malayos un día, un indio otro día, y un español patinando durante una semana. Ahora, desde que estoy en América del sur, como hablamos el mismo idioma, mucha gente me ofrece su casa y ayuda, que también es otra forma de acompañarme.

¿Como lleva las relaciones sentimentales un caminante nómada durante 5 años de viaje? Si es que las hay, porque entendemos que será complicado. ¿Hay tiempo para ligar con gente de culturas tan diferentes?

Yo siempre digo que “difícil es llegar a los sitios pero, a veces, mucho más difícil es marcharse.” Cuando te empiezas a encariñar de un lugar y de unas personas, cuando empiezas a sentir un hogar, es difícil irse, las echas de menos y te gustaría estar con ellas, pero hay que aceptar que ese es tu camino, y partir.

En cuanto a ligar, siempre hay oportunidades, he conocido mujeres a lo largo de mi viaje, y la diferencia de culturas a veces lo hace más interesante. He tenido situaciones curiosas por decirlo de algún modo, pero es algo que no busco, en este camino hacia la libertad “ligar” es algo que he erradicado de mi mente, creo que ocupa mucha parte de nuestro pensamiento en el día a día. Además, suelo ir con la guardia alta y evitar ese tipo de situaciones.

¿Qué le dirías a alguien que está a punto de lanzarse a hacer una aventura de este tipo?

Fuerza, ánimo, y que no se olvide de disfrutar, que después de un día malo viene otro bueno. Que lo difícil es dar el primer paso, cruzar el umbral de la puerta, luego los demás pasos vendrán como si ya estuvieran ahí escritos esperándole desde siempre. Que se cuide y, que si le puedo ayudar en algo, ya sabe cómo encontrarme.

¿Qué vas a hacer mañana?

Caminar por el desierto, pasar calor, beber mucha agua, hacer fotos, acampar bajo las estrellas, escribir y ver qué me está esperando.

No hay señal más clara.

No hay señal más clara.

¿Alguna curiosidad que te haya pasado por el camino que no habías previsto?

Todos los días me ocurren cosas que no había previsto. Por ejemplo, a raíz de este viaje estoy conociendo familia que no sabía ni que tenía.

Un día llegarás a Madrid, donde empezó todo. ¿Piensas en ese momento? ¿Qué sentimientos crees que te abordarán a tu regreso?

A veces si pienso en ese momento, aunque queda todavía mucho. Me imagino que sentiré alegría por haber llegado sano y salvo y de una pieza de tamaña aventura, felicidad por ver a los míos y, tal vez, la necesidad de tramar la siguiente aventura…

Seguro que nos dejamos cosas interesantes por preguntar, ¿Qué pregunta no te he hecho y te gustaría contestar?

La verdad es que es una entrevista muy completa, así que os doy las gracias y os mando un abrazo.

A nosotros sólo nos queda dar las gracias a Nacho Dean por su dedicación a nuestro blog, el tiempo que se ha tomado para contestar nuestras preguntas y grabar el vídeo de presentación. Nosotros ya lo estamos haciendo pero si vosotros también queréis seguir el desafío de Nacho día a día podéis hacerlo a través de su web Earthwidewalk, o sus redes sociales Facebook y Twitter. Por último, animaros a todos a apoyar la continuidad de su viaje con alguna donación, por pequeña que sea ayudará a que Nacho continúe su viaje por el mundo transmitiendo su mensaje de respeto por la naturaleza que cada día es más necesario. ¡Quiero ayudar!