Conociendo a Jason Lewis

La historia de Jason Lewis nos pareció impresionante y muy inspiradora, tanto es así que decidimos ponernos en contacto con él para que nos respondiera a algunas preguntas e inquietudes. Solo tengo palabras de agradecimiento hacia Jason, quien nos ha demostrado que además de ser un gran aventurero, es una gran persona. Para quienes no lo conozcáis, fue la primera persona que consiguió dar la vuelta al mundo usando únicamente la fuerza física, sin motores ni velas de viento. Puedes leer su historia más detallada en nuestro post anterior. “La circunnavegación de Jason Lewis”

¿Por qué decidiste unirte e Steve en esta aventura?
Jason: No tenía experiencia previa en este tipo de aventuras, sin embargo, la idea de Steve sonaba tan maravillosamente simple (usar nuestra propia fuerza para dar la vuelta al mundo) que me sentí muy atraído por el hecho de que casi cualquier persona pudiera hacer algo así. No necesitas ser un experto en esto ni estar extremadamente bien fisicamente. El mundillo de los aventureros puede ser a veces un poco selectivo y excluyente, sobre todo en el Reino Unido, por lo que nuestra falta de pretensión fue importante para mi. También me atrajo mucho la idea de que el lento ritmo del viaje nos permitiría conectar más con los jóvenes e intentar hacerles entender la importancia de cuidar el planeta.

Tardaste 13 años completar la circunnavegación, ¿que te dijo tu familia? 

J: En un principio mi familia fue bastante escéptica. Mi madre estuvo muy preocupada con todos los peligros que una expedición como esta supone y mi padre creo que esperaba que encontrara un trabajo mas convencional y llevara una vida mas estable. La cosa fue que mientras crecía no siempre me llevé bien con mi padre, sin embargo, durante la circunnavegación, mi padre cada vez se involucraba más en la logística y el envío de información metereológica local, lo que hizo que sugiera una relación entre nosotros que no teníamos antes. Supongo que la moraleja de la historia es “Sigue tu corazón, no las expectativas de otros y el futuro cuidará de si mismo” 

cropped-cropped-2378_tu_j_in_wtr_colour_corrected
Por qué Steve y tu decidis separar temporalmente vuestros caminos en EEUU?

J: Steve y yo Pasamos 111 días cruzando el Atlántico juntos desde Portugal a Miami encerrados en Moksha, nuestro pequeño bote a pedales. Pasar cada minuto de cada día en un bote de dos metros cuadrados juntos puede ponerte bajo un estrés muy fuerte independientemente de lo bien que conozcas a la otra persona. Cuando llegamos a Miami, creímos que fue un buen momento para hacer un descanso en la convivencia antes de cruzar el Pacifico (que mide 3 veces la distancia del Atlántico) tomando caminos diferentes.

¿Qué hiciste mientras te recuperabas del accidente en Colorado?

Pasé 9 meses recuperándome en una localidad de Colorado llamada “Pueblo”. Mi cirujano me invitó a pasar el primer fin de semana con él y su familia en su casa de la montaña. Después vino el padre de Smith para cuidarme durante los primeros y más difíciles meses de la recuperación. En este tiempo visitamos escuelas locales para dar a conocer el proyecto, recaudar fondos y trabajar con los profesores otros estudios entorno a la expedición. Todo esto se convirtió en mi principal motivación para seguir adelante con el proyecto. Nunca sabes lo que te puede pasar en la vida pero ciertamente, si no hubiera sido atropellado, no habría pasado esos nueve meses en Colorado ampliando los proyectos educacionales de la expedición. Además me vino muy bien descansar ese tiempo para coger fuerzas y no dejar el viaje a medias por agotamiento.

¿Por qué decide Steve abandonar la expedición en Hawaii?

Hay varios motivos. Tuvimos un pequeño susto en el oceano Atlántico donde Steve casi se ahoga debido a una fuerte ola que casi hunde el barco. Después de esto nunca llegó a disfrutar enteramente del viaje. Además, por varias razones, entre ellas la falta de financiación, el viaje nos estaba costando mucho más tiempo del previsto. Por último, Steve echaba mucho de menos a su familia y su estabilidad en el Reino Unido.

Una palabra que describa el sentimiento que tuviste al llegar a Londres.
Completado.
Jason a su llegada a Londres 13 años después.

Jason a su llegada a Londres 13 años después.

¿Qué tipo de apoyo logístico tuvisteis para transportar a Moksha de un puerto a otro?
A veces teníamos la suerte de que nuestro cámara documental Kenny Brown nos ayudaba mucho con estos temas. Mi padre también nos ayudó con la logística y cada vez estuvo más inmerso en el proyecto. La mayoría de las veces sin embargo eramos nosotros quienes debíamos buscar las opciones de transporte. Este fue uno de los motivos por los que tardamos tantos años en completar la circunnavegación. No era fácil llegar a un nuevo continente y buscar números de teléfono (antes de la aparición de internet) hacer llamadas o enviar emails a empresas que nos ayudaran a llevar a Moksha, los kayaks, las bicis y todo el material necesario hacia el siguiente destino. La verdad es que gestionar la logística fue un reto más duro que el esfuerzo físico del viaje.

¿Qué hubiera pasado si os perdéis en mitad del océano o peor, si el bote se hubiera hundido?
Eso es lo que lo convierte en una expedición, ¿no?Si no existe la posibilidad de fracaso, de que el barco se hunda y de que podamos morir ahogados, el viaje se convertiría en unas fantásticas vacaciones. Cuando te alejas más de 500 km de tierra, no existen las opciones de rescate por parte de los equipos de salvamento. Quedas a merced de los barcos que pasen, pero si el barco se hunde, no dispones de días ni semanas.

Moksha entre las olas.

Moksha entre las olas.

¿Qué fue más difícil de mantener en forma? ¿el cuerpo o la mente?
Sobre todo la mente, el cuerpo es capaz de lograr cosas increíbles si la mente quiere.

¿Pensaste seriamente alguna vez en abandonar? ¿Temiste por tu vida en algún momento?
El momento más duro fue cuando intentaba atravesar el Pacífico en solitario, debía pedalear durante 18-19 horas diarias, pero cuando me despertaba, me daba cuenta de que las corrientes me habían devuelto al punto de partida de la mañana anterior. Después de dos semanas y media atrapado en estas corrientes empecé a notar sintomas de esquizofrenia y perder la esperanza de continuar.

Hubo varios momentos en los que temí por mi vida durante el viaje, el más memorable fue cuando fui atacado por un cocodrilo de 4,5 metros de agua salada en Cabo York, situado en la costa australiana. Si no llega a ser por el remo del kayak seguramente ahora no estaría aquí.

¿De que forma cambió tu vida la Expedición 365? ¿De que vives ahora?
Trato de hacer las cosas lo más simplemente posible, del mismo modo que vivía en Moksha pero lejos del mar. La tierra en el espacio es como un pequeño barco en el océano, ambos están alejados de la ayuda exterior y hay que adaptarse y aprender a vivir con recursos finitos, de lo contrario corremos el riesgo de quedarnos sin provisiones (recursos). Sigo tratando de transmitir estas ideas de ahorro y sostenibilidad hoy en día en mis charlas.

Vivo de una forma bastante modesta vendiendo mis libros y de vez en cuando dando charlas.

Jason_lewis_adventurer_motivational_speaker
¿Tienes alguna otra aventura en mente? 
Si, estoy preparando algo pero hasta que no lo tenga más cerrado no puedo decir nada. Os avisaré en cuanto pueda.
Muchísimas gracias de nuevo a Jason por el tiempo que nos ha dedicado en esta entrevista, os dejo aquí sus links por si estáis intersados en seguirle, yo no lo dudaría:
– Twitter @explorerjason