LA VUELTA A ELLOS

¡Hakuna Matata! No encontramos una expresión mejor para empezar nuestro post, la mítica frase que popularizó la película El Rey León y que lleva nuestro protagonista por bandera. Una frase que ayudó a Nico Merino a iniciar su desafío “La Vuelta a Ellos“. Este reto posiblemente forme parte de los viajes más intensos de su vida, y no es para menos pues gracias a él recorrerá en bicicleta los más de 10.000km que separan Gijón de Tala, en Kenia.

Por si esto fuera poco, el proyecto “La Vuelta a Ellos” tiene un trasfondo benéfico espectacular y es que Nico se ha puesto como objetivo recaudar 1€ por cada Km recorrido. Como a él le gusta decir “Yo pongo las piernas pero necesito que vosotros me ayudéis a pedalear“. De cumplir su objetivo llegará a Kenia con una recaudación de 10.000€ y no va nada mal pues en el ecuador del recorrido lleva ahorrados 8,118,1€. Pero vayamos un poco más atrás en la historia. Nico ya estuvo hace unos años en Tala, durante su estancia en el continente africano colaboró con el proyecto social “Kubuka” (Más por ellos) que centra sus esfuerzos en mejorar (mediante planes de desarrollo auto sostenible) las vidas de muchos niños que residen en el orfanato de la ciudad de Tala. Su experiencia allí fue tan positiva que siempre tuvo en mente el volver, pero quiso hacerlo de un modo especial. Por esto nace su proyecto “La Vuelta a Ellos”.

3

Esta aventura personal comenzó el pasado 30 de octubre en Gijón, y tras 4 meses de ruta Nicolás ya se encuentra en Abiyán (Costa de Marfil). Escribir esto es muy sencillo y se dice rápido pero recorrer esta distancia a pedales atravesando el desierto más extenso del planeta no lo es tanto.  Las condiciones metereorológicas con etapas a más de 40ºC y viento en contra, los pinchazos, la fiebre, la descomposición e incluso la malaria no han conseguido borrar nunca la sonrisa de su rostro. Nico acaba de superar la malaria, una temida enfermedad que ronda a todos los viajeros que recorren el continete africano y que sin los cuidados necesarios es letal. Despues de 3 días ingresados con fiebre y sin comer ha podido salir del hospital recuperado y pedalear de nuevo dirección Kenia. Según dice él; “Es cierto que el camino es muy duro y encuentras muchos baches pero al final del día todo el esfuerzo merece la pena“. Cuando termine este desafío Nicolás habrá recorrido 14 países, todos ellos en suelo africano.

Durante el inicio de su viaje Nicolás coincidió con otro de nuestros protagonistas en Marruecos, Javier Colorado que por aquel entonces llegaba a casa después de tres años para completar su vuelta al mundo en bicicleta. Pudieron conocerse y compartir experiencias.

Javier Colorado y Nicolás Merino compartiendo experiencias.

Javier Colorado y Nicolás Merino compartiendo experiencias.

Lo que más nos gusta del desafío de Nico es que, a parte de esa finalidad benéfica, lo realiza una persona como un valor y constancia envidiables. Es como podemos ser todos nosotros, alguien que sin un estado de forma óptimo ni una preparación y entrenamientos extremos se ha propuesto un sueño y lo está consiguiendo día a día, kilómetro a kilómetro. Pero para conocerle aún más de cerca, hemos tenido el lujo de disponer de Nico un rato y hacerle esas preguntas que a todos nos gustaría hacerle. Aprovechamos el poquito rato del que dispone de conexión a internet.

photo1

Lo primero de todo, ¿quién es Nicolás Merino?
Soy un asturiano de 27 años, un mortal más con ganas de vivir, con ganas de vivir cosas diferentes. Trabajo en Gijón en una empresa de Gestión de eventos, pero desde hace 2 años, una idea rondaba mi cabeza, hacer un viaje en bicicleta. Para nada soy amante de las bicicletas ni un forofo acérrimo al ciclismo. La verdad es que antes de comenzar el viaje nunca había cambiado una rueda en mi vida. Me encanta hacer cualquier tipo de deporte, soy bastante competitivo y cuando me propongo algo voy a por ello hasta el final.

5

Has decidido coger tu bici y pedalear los más de 10.000 Km que separan Gijón de Tala en Kenia. ¿Por qué?
Como he dicho antes, llevaba dos años ya rondando la idea de hacer un viaje en bicicleta, no tenía muy claro donde pero mi experiencia en Kubuka me ayudo ha decidirme. El viaje es un proyecto personal, un sueño que he tenido y que no quería dejar pasar, la oportunidad de viajar en bicicleta, ir atravesando países y conociendo diferentes culturas. La segunda parte es el proyecto que he creado, La vuelta a ellos. Podría haber dejado que mi viaje fuese un simple sueño y listo, pero pensé que a la gente le gustaría saber de la aventura, al menos a mi estas cosas me enganchan. Y si conseguía que la gente se enganchase, que mejor que hacerlo por una buena causa. Preparé mi viaje, prepare el proyecto y se lo expuse a Kubuka, antes de que terminase de explicarlo ya habían aceptado el reto.

¿Y por qué Kenia?
Kubuka trabaja tanto en Zambia como en Kenia, pero fue aquí donde hace ya tres años pase unos meses colaborando con ellos. Cuando yo llegue a Kenia, Kubuka estaba amaneciendo, estaba empezando a construirse, tanto la gente del equipo, la gente que ayudábamos, los proyectos que realizábamos y las experiencias que me lleve, me hicieron quedarme muy ligado a ellos. Allí deje a amigos de verdad, gente con la que compartí muchas cosas y siempre he tenido unas ganas locas de volver. El problema es que no encontraba cuando, al final siempre pienso que repetir un viaje es perderse conocer otro lugar, pero este proyecto combina las dos cosas.

¿Cómo preparas un viaje así?
La pregunta correcta sería, ¿cómo preparas un viaje así cuando no tienes ni idea?. Pues al principio te entran los miedos y las dudas. Comienzas a tomar apuntes de todas las rutas, planificar casi los días de viaje al dedillo, piensas en llevar cosas que serán innecesarias y así fue. Un mes antes de salir ya tenía la ruta hasta Mauritania día por día y estaba acojonado por si no me diera tiempo a acabar el resto del viaje antes de salir. Si me hicieras esta pregunta ahora, la respuesta es fácil. Cómprate una bici, material necesario, sal de casa y disfruta. Llevo más de 7000 km y ni un solo día he mirado esos apuntes que hice antes de salir, nunca me he perdido y si me ha faltado algo lo he podido solucionar. La gente es la respuesta, el 99% son buenos y siempre están para ayudarte.

¿Tenias otras experiencias grandes en bicicleta como estas?
Para nada, si que solía salir en bicicleta de carretera con mis amigos por semana, pero hacíamos unos 60 km y para casa de vuelta. El año pasado me había recorrido parte de Europa solo y con una mochila, pero Europa es nuestra casa y me movía en bus, coche o tren. Lo más cercano a esto supongo que sería el Camino de Santiago, de Gijón a Santiago en bicicleta, nada más.

La ruta que estás siguiendo, Marruecos, Sahara Occidental, Mauritania, Senegal, Guinea Conakri, Costa de Marfil, Ghana, Togo, Benin, Nigeria, Camerún, Congo, Tanzanía y Kenia. Pasas por algunos de los países más pobres del mundo, al viajar a pedales tienes que ver cosas dramáticas, ¿como es la situación allí?
Es otra de las preguntas que te planteas antes de comenzar la aventura, ¿será seguro? La gente te empieza a enviar noticias de los países por los que tienes pensado pasar, te dicen que África no es Europa y la cabeza te empieza a dar vueltas. La realidad una vez más aparece cuando pasas el umbral de la puerta, he visto cosas dramáticas como malformaciones, gente tirada en la carretera o cosas que te hacen llevar las manos a la cabeza como un coche normal con 10 personas dentro y 5 en el techo, niños jugando con ratas muertas y buscando en la basura, pero es tan común que te haces rápido por desgracia a ello. Hay cosas que para nada me sorprenden a día de hoy. Es cierto estoy pasando por países de los más pobres del mundo, estoy viendo mucha miseria y pobreza, pero juro nunca pasar miedo, ni un solo día en todo el viaje. De momento puedo jurar que en África la palabra o el hecho en si de robar no existe, sin embargo si de compartir.

Ruta actual (feb 2017) "La Vuelta a Ellos"

Ruta actual (feb 2017) “La Vuelta a Ellos”

Explícanos un poco más el proyecto ‘La vuelta a ellos’ y la relación con la fundación Kubuka.
Mi relación con Kubuka comenzó hace tres años, por aquel entonces yo terminaba mi contrato en practicas en Vocento y no tenía trabajo a la vista, hablando con Álvaro, fundador de la ONG, me dijo que estaban comenzando en Kenia un proyecto para consolidar una ONG con intención de ser auto suficiente en un futuro y transparente al 100%. En ese momento todo comenzaba, yo no me lo pensé dos veces y me lance a comprar un billete. Después de unos meses allí, me quede muy ligado a ellos, uno de los proyectos que comenzamos fue el de un orfanato. Después de buscar el terreno empezamos con nuestras manos y sudor a construirlo, ahora tres años después el orfanato esta casi finalizado. Mi ilusión por volver a ver a toda esta gente y como quedo lo que un día comenzamos y poco a poco voluntarios y padrinos han ido construyendo es máxima. Este es mi vínculo con Kubuka. Antes de juntarse con los proyectos en Zambia, Kubuka tenía el nombre de Más por ellos, de aquí salió el nombre de mi proyecto, ahora no yo si no todos los que han colaborado van a conseguir que lo que un día empezó pronto se termine y así aportar nuestro granito de arena a este gran planeta de desigualdad.

44¿Cómo podemos colaborar?
Para colaborar hay muchas formas posibles, haciéndose padrinos mensuales de Kubuka o entrar en mi página web lavueltaaellos.com y aportando desde 1€ en adelante la cantidad que cada uno vea. Siempre he dicho que todas las aportaciones por pequeñas que sean son muy importantes, estas son las formas económicas. Otras maneras, se puede participar como voluntario o simplemente dando a conocer a otras personas los que hace Kubuka en Kenia y Zambia.

Inicialmente estimaste la duración de tu aventura en 4-5 meses, ahora que vas por el ecuador del viaje ¿Cómo lo ves? ¿Como te ves?
Eso fueron unas estimaciones muy optimistas, llevo ahora mismo 100 días y creo que tardaré aun 3 meses más en finalizar el viaje. El viaje en si lo veo fácil, me he quitado todos los miedos y he llegado a pedalear hasta 160km en un día, por lo que si yo puedo cualquiera que se lo proponga puede también. Una exclusiva, mala exclusiva, es completamente imposible que te den el visado de Nigeria, habría que volver a España a por el y lo mismo pasa con el Congo, mi idea principal era volar de Yaunde-Camerún a Tanzania y desde ahí hacer los últimos km. Al surgir este imprevisto me veo obligado a saltar desde Benin a Uganda, ahí bajaré hasta Tanzania quizás pasando por Ruanda y Burundi y ya entraré en Kenia dirección Tala. Al final haré más de 10.000 km y no me gusta tener que coger un avión pero no queda otra.
Respecto a mi, me veo mejor que el día que salí, cada día aprendo con la gente que conozco, me estoy curtiendo en experiencias y en culturas, me dejo llenar te todo lo que viene y físicamente la bicicleta ya no es un esfuerzo, es mi rutina, como el que va todos los días caminando al trabajo, solo que mi paisaje cambia siempre.

pic2

En la mitad del viaje ya has recaudado más de 8.100€, una cantidad sorprendente para tan poco tiempo. ¿Cómo se logra esto?
No voy a decir lo que quedaría bien, voy a decir lo que pienso. Esto se logra gracias a la gente que lee lo que hago, que lee lo que es Kubuka y que lee lo que allí se hace. Esto se logra gracias a todas las personas que aportan su granito de arena. Pero no me siento egoísta al elogiarme un poco, cuando cree este proyecto y hable con Álvaro, 10.000€ me pareció una locura. Ahora no dudo ni un segundo que se va a conseguir, pero también creo que he sido constante, al final la gente dona pero le gusta tener algo a cambio, un agradecimiento o unas imágenes o sentirse parte del proyecto. Desde el primer día que salí he intentado que la gente se lo pasase bien con la aventura y que disfrutase del viaje al menos tanto como yo. Reconozco que muchas veces me da pereza escribir, hacer fotos o vídeos pero la gente responde día a día y me siento orgulloso de este proyecto.

Cuéntanos algo que te esté sorprendiendo del viaje, algo que no te esperabas cuando lo planificabas.
Algunas cosas creo que ya las he explicado, como por ejemplo no saber cambiar una rueda y llevar 7000km, no esperar que el cuerpo humano pudiese hacer 100km tirando de 5 alforjas durante 3 meses todos los días, seguir día a día la ruta por carreteras, autopistas, caminos o barrizales y nunca llegar a perderme sin falta de mapas ni tecnología, no esperaba cada día finalizar mi día y que una familia te abra las puertas de su casa y compartan lo poco que tengan, en 100 días aun no me han dicho que no. Son muchas cosas las que no esperas y hasta que no las vives es imposible que te las creas.

Una frase.
Hakuna Matata‘ Todo el mundo conoce esta frase por la película de Rey León, el idioma es el Suajili, oficial en Kenia y su significado: Vive y se feliz. Hakuna Matata resume mi viaje, un viaje en el que algunos no confiaban que pudiese hacerlo, otros me aconsejaban que era demasiado peligroso y unos pocos directamente ni me creyeron. Creo que nunca se le puede decir a nadie lo que puede o no puede hacer, los sueños son para cumplirlos, la vida son tres días “carapijos”.

Las ruedas de tu bici ya han dado muchas vueltas, imagino que pedaleando tanto tiempo a solas tú cabeza también, ¿qué suele ocupar tu mente cuando viajas solo?
Es una pregunta que me hacen a menudo, cuando viajas solo o por lo menos cuando viajas solo en bicicleta tú cabeza tiene que ir muy atenta a lo que ocurre. No digo que no piense, pero la mayoría del tiempo voy atento a la carretera y sus baches, al tráfico, saludando a la gente o simplemente observando el paisaje. Otras muchas voy cantando como loco o contando los km que me faltan para parar a comer. Pero si algunas veces también da vueltas, nuevos viajes, nuevos proyectos un poco de todo, el futuro les pondrá orden algún día (risas).

Un momento divertido:
Me mola esta pregunta, todos quieren saber un mal trago y nadie pregunta por lo bueno. He vivido muchos momentos divertidos, jugando con los niños día a día y ahora que viajo con un amigo a mi siempre me gusta putear a la gente. He pasado momentos divertidos con militares, con Saharauis, una nochebuena con desconocidos, borracheras en pueblos perdidos de la mano de dios… Me gusta reírme, cuando puedo divertirme no lo dudo.

¿Qué te empuja a seguir pedaleando en los momentos más duros?
No te voy a mentir, muchos días me apetecía coger la bici y estamparla o tirarla a un río, he pedaleado más de 90km con 40 de fiebre, pasado unas 20 cagaleras, días de 40 grados y de no avanzar más de 30 km por la montaña. Pero todos los días pasan más cosas buenas que malas. Aquí ves cosas por las que de verdad la gente puede quejarse, nuestros dolores o sufrimientos lo son para nosotros y es el mundo que tenemos no hay que darle de lado, pero no tienen cabida en esta parte del planeta. Aquí la sonrisa es la norma número 1.

¿Como gestionas los peligros del viaje? a quien temes más en un viaje así, ¿a la naturaleza o al ser humano?
Si estuviese viajando por Europa mi respuesta no sería la misma, pero contra la naturaleza no se puede hacer nada, si el viento va en tu contra no puedes avanzar, si el calor es sofocante no puedes respirar, si llueve y hay barro te quedas paralizado. El ser humano en África no es temible de momento, no digo que todos sean santos, pero hasta ahora robar no existe en su vocabulario y se le ofrece ayuda a todo el que este delante independientemente del color de piel, no me ayudan solo a mi, yo he visto como recogen a mendigos de la calle y les llevan a comer. A quien más temo, a los mosquitos, de momento no tengo malaria pero las 100 picaduras que tiene mi cuerpo me acojonan.

¿Qué nos hemos dejado por preguntarte?
¿Que le diría a alguien que este en la fase de miedos y consejos ajenos? Hakuna Matata.

Podéis seguir todas las aventuras de Nico y su proyecto “La Vuelta a Ellos” en su página de Facebook o su perfil en Instagram. ¡Os dejamos con algunas de sus fotos!
Instagram "La Vuelta aEllos"

Instagram “La Vuelta aEllos”